Las hernias inguinales, las umbilicales y algunas de la pared abdominal, son cirugías que rutinariamente llevamos a cabo con Anestesia local, lo que nos permite que el procedimiento sea auténticamente ambulatorio y de muy corta estancia, esto es, sin requerir de hospitalización. Cualquier otra técnica anestésica usada, implica la necesidad de esperar un periodo variable de tiempo llamado “recuperación”, para asegurar que haya pasado el efecto de los medicamentos utilizados, y sea seguro para el paciente ser dado de alta. Cuando usamos anestesia local, el periodo de “recuperación” de la sedación ultracorta que se administra al inicio de la operación, se completa prácticamente durante el mismo tiempo que dura el procedimiento, por lo que inmediatamente al término del mismo, el paciente está en condiciones de ponerse en pie, tomar alimentos, cambiarse e irse a su casa sin dolor.