La técnica de Anestesia local, de ninguna manera significa prescindir de un anestesiólogo. Por el contrario, dicho especialista está todo el tiempo encargándose de la seguridad, bienestar y confort del paciente. Administra una sedación ligera para inducir un estado de sueño por un corto tiempo, y que el paciente no sienta ni siquiera el dolor que pudiera generar la inyección de los medicamentos para el bloqueo nervioso, y durante todo el procedimiento monitoriza sus Signos vitales (latidos cardiacos, presión arterial, ventilación y oxigenación adecuados), mientras el equipo quirúrgico se concentra en la reparación adecuada de los tejidos y la resolución de la hernia del paciente. El estado de consciencia del paciente se recupera al 100 % durante el tiempo que dura la cirugía. Cuando despierta, lo estamos operando, ¡sin sentir dolor alguno!